Científicos del CSIC desarrollan lentes capaces de replicar el cristalino joven del ojo.

Científicos del CSIC desarrollan lentes capaces de replicar el cristalino joven del ojo.

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desarrollan lentes intraoculares capaces de replicar el cristalino joven del ojo. La finalidad que tienen es mejorar la calidad de vida de personas con presbicia o vista cansada mediante la restauración de la visión clara, lo que permite la eliminación del uso de gafas.

¿En qué consisten estas lentes?

Te preguntarás qué son estas lentes. Pues bien, lo primero que debes saber es que a partir de los 40-45 años empieza a manifestarse la vista cansada o presbicia debido a la pérdida de elasticidad del cristalino, el cual permite enfocar de forma nítida objetos situados a distintas distancias. Por tanto, la vista cansada provoca dificultad a la hora de enfocar objetos cercanos.

La vista cansada no es una enfermedad, sino una dificultad visual que se produce con el paso de los años y que no es posible prevenir, todo el mundo la padece a partir de esa edad. Por lo que estas lentes son la solución a este problema, ya que estas son capaces de copiar la capacidad que tiene el cristalino joven de adaptar la visión de objetos cercanos y lejanos de forma dinámica.

“Esta nueva lente consta de dos elementos: uno refractivo para la corrección de la visión lejana unido a un elemento deformable, con hápticos (terminaciones periféricas de la lente) que capturan las fuerzas del músculo ciliar, responsable de cambiar la forma de la lente para enfocar”, explica Susana Martos, investigadora del CSIC y galardonada con el Premio Nacional de Investigación en el año 2019.

Esta nueva tecnología que se sustenta del conocimiento de las propiedades biomecánicas y ópticas del cristalino, combina aspectos de física, fotoquímica, mecánica y técnicas quirúgicas de oftalmología. Cabe destacar en ella el uso de una técnica novedosa que incluye la aproximación desarrollada: la técnica de pegado con luz para fijar la lente.

¿Cómo surge este avance? ¿En qué punto se encuentra en la actualidad?

Lightlens” (así es como se denomina esta iniciativa), ha sido impulsada por el equipo de Susana Marcos  en el Instituto de Óptica Daza Valdés del CSIC, el cual espera conseguir su primer prototipo precomercial para el año 2026.

Aunque la empresa no está formada aún, el equipo ha recibido financiación y ayudas como las de “Proof of Concept” del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y “Caixaimpulse” de la obra social “La Caixa” para poder llevar a cabo esta tecnología, la cual ha sido desarrollada y patentada entre el CSIC y el Massachussets General Hospital de la Universidad de Harvard en Estados Unidos. Además, la Fundación Madrid+D de la Comunidad de Madrid le ha otorgado el segundo premio Healthstart a esta iniciativa.

En cuanto al punto en el que se encuentra el proyecto, Susana comenta que  “En la actualidad estamos hablando con distintas compañías de fabricación de lentes intraoculares como potenciales inversores y socios estratégicos. La empresa la fundaremos en el momento en que tengamos asegurada una financiación “ad hoc””.

En definitiva, podemos decir que estamos ante un gran avance que va a mejorar la calidad de visión y de vida de las personas.

No hay Comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.