Técnica PRK

Inicio | Técnica PRK

Cirugía PRK

La Cirugía PRK (Queratectomía Fotorrefractiva) es un método innovador en el mundo de la Oftalmología que ha revolucionado la forma de corregir la visión. Este proceso se presenta como una alternativa eficaz para solventar problemas refractivos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo mediante láser Excimer.

Lo que lo diferencia de otras técnicas láser, es que la PRK no precisa de la elaboración de un flap corneal, lo que la hace una alternativa segura y viable para la mayoría de pacientes que no son candidatos a otras técnicas.

Tecnología empleada

¿Para qué se utiliza la cirugía PRK?

La cirugía PRK, o Queratectomía Fotorrefractiva, es usada mayoritariamente para corregir varios problemas de visión, entre los que se encuentran la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

Este proceso es altamente beneficioso para los que quieren mitigar o eliminar el uso obligatorio que deben hacer de gafas o lentes de contacto. La PRK brinda una solución permanente de la corrección en la visión al remodelar la córnea, otorgando a los pacientes una visión nítida y más clara sin la exigencia de utilizar dispositivos correctivos para ello.

¿Cómo se realiza una operación con la cirugía PRK?

La cirugía PRK, se realiza de forma ambulatoria (no requiere hospitalización) y comienza aplicándose unas gotas de anestesia tópica (en gotas) en los ojos.

Después se retira la capa más superficial de la córnea, el epitelio, dejando expuesto el tejido corneal subyacente. A continuación, se aplica el láser Excimer para tallar la córnea y corregir las dioptrías.

Cuando se ha completado toda la corrección se sitúa una lente de contacto terapéutica en el ojo que le será retirada por su oftalmólogo hasta la completa curación.

Pide Información
Sin compromiso

    ¿Desde dónde nos contacta?

    Ventajas de la intervención con cirugía PRK

    -Corrección precisa y permanente: La cirugía PRK emplea el láser Excimer con el que remodela la córnea con gran precisión, y esto favorece la obtención de una corrección perenne de los defectos refractivos. Realizada la operación, la mayoría de pacientes goza de una visión mejorada permanentemente.

    -No hay que hacer flap corneal: En la realización de la PRK no es necesario crear un flap corneal como ocurre en otros procesos, como el Lasik. Esto elimina la posibilidad de sufrir complicaciones que tengan relación con éste, como cortes irregulares o desplazamientos.

    -Adecuada para córneas delgadas: Como no requiere la creación de un flap corneal, la cirugía PRK es apta para realizar en pacientes que tienen la córnea más delgada de lo normal y no pueden realizarse otras intervenciones de corrección visual láser.

    -Menor riesgo de sequedad ocular: Al no crear un flap corneal, la PRK conlleva también un riesgo más reducido de sequedad ocular si la ponemos en contraposición con otros procesos de corrección visual. Esto beneficia mucho a pacientes que tienden a sufrir sequedad ocular.

    -Adecuada para pacientes con estilos de vida activos: La cirugía PRK es una opción muy atractiva para pacientes que cuentan con un ritmo de vida muy activo, pues la ausencia de creación de flap corneal hace que el mismo no se pueda desplazar, en caso de recibir un golpe practicando deportes de contacto.

    Pide información sin compromiso                900 20 80 90

    Postoperatorio de cirugía PRK

    Tras ser intervenido con la cirugía PRK, es imprescindible llevar a cabo todas las pautas que el cirujano oftalmólogo nos dé para que la recuperación y el resultado de la operación sea un éxito.

    Los primeros días tras la cirugía es normal sentir molestias leves tales como la sensación de un cuerpo extraño en el ojo, escozor o una visión borrosa. Es recomendable la utilización de gotas oftálmicas recetadas siempre por el oftalmólogo para prevenir una infección y analgésicos para aliviar las molestias.

    Además, se debe evitar frotar los párpados y golpes en los ojos. Con el paso del tiempo, la visión comenzará a mejorar progresivamente hasta alcanzar la máxima capacidad transcurridos unos días.

    La cirugía PRK brinda diversas ventajas muy valiosas como son la corrección precisa y permanente, una pronta recuperación.
    A pesar de ello, se debe tener en cuenta que cada paciente conforma un caso concreto y único que hace que los resultados puedan variar. Por eso, es necesario acudir a un oftalmólogo especialista en cirugía refractiva para que nos proporcione información y poder así valorar la conveniencia de la cirugía PRK y exponer todas las dudas e inquietudes previamente a tomar una decisión.