La acromatopsia: una vida en blanco y negro

acromatopsia-enfermedad

La acromatopsia: una vida en blanco y negro

¿Has oído hablar alguna vez de la acromatopsia? Si la respuesta es no, te hacemos la siguiente pregunta: ¿Te imaginas ver tu vida en blanco y negro como si estuvieras dentro de una película antigua? Pues bien, hay personas que ven su día a día de esta manera. Esta anomalía de la visión que afecta a la percepción de los colores está catalogada como una enfermedad rara, ya que se estima que perjudica a una de cada treinta mil personas. ¿Quieres saber en qué consiste, cuáles son sus causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento y si se puede prevenir? Sigue leyendo nuestro post.

¿Qué es la acromatopsia? Causas y síntomas

La acromatopsia, también conocida como monocromatismo, es una patología ocular que quien la padece solo puede ver en negro, blanco, gris y todas las tonalidades de las mismas. Esta anomalía es hereditaria y se debe a un trastorno en los conos, es decir, las células fotorreceptoras de la retina encargadas de que podamos ver los distintos colores que conforman la gama cromática.

Además, repercute en ambos sexos por igual y puede afectar de forma distinta en cada caso, puesto que hay varios grados de afectación, que van desde aquellas personas que no distinguen un color en concreto hasta aquellas que solo pueden ver en blanco y negro.

Aparte de no poder percibir todos los colores, esta enfermedad presenta otro síntoma, como es la pérdida de agudeza visual, sobre todo en las horas que hay una mayor incidencia lumínica. Este hecho provoca que la persona sufra también fotofobia, es decir, una sensibilidad extrema a la luz, que también viene acompañado de un movimiento involuntario, rápido y repetitivo de los ojos, conocido como nistagmus.

acromatopsia-enfermedad-rara

Diagnóstico, tratamiento y prevención

El diagnóstico de la acromatopsia debe ser realizado por un oftalmólogo mediante un examen completo con pruebas sobre detección de colores. Además, el especialista puede solicitar un estudio genético para confirmar esta patología tan poco común en la sociedad.

Desafortunadamente no hay un tratamiento definitivo para curar esta enfermedad, pero sí existen opciones para intentar aminorar las molestias y conseguir que la persona que lo padezca pueda llevar una vida lo más normal posible y no tenga que depender de ninguna otra persona. Para ello se pueden utilizar lentes específicas con filtros correctores en función de cada caso. Un oftalmólogo es la persona que mejor puede indicar a cada paciente cuál es la opción más idónea para su situación.

Por último cabe añadir que esta anomalía no se puede prevenir, puesto que como ya hemos mencionado anteriormente es una enfermedad hereditaria. Lo que sí se debe hacer es informar a aquellas personas que tengan familiares con esta patología que tienen posibilidad de contraerla, sobre todo en aquellos casos en los que haya parejas que por ambas partes tengan antecedentes familiares, ya que sus hijos también tienen riesgo a sufrirla.

Si crees que puedes padecer acromatopsia o tienes alguna duda o consulta, contacta con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

No hay Comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.