Anisometropía: Qué es, causas y tratamiento

anisometropía

Anisometropía: Qué es, causas y tratamiento

Seguramente conozcas casos en los que una persona presenta un error refractivo diferente en cada ojo o una graduación muy diferente entre ambos. ¿Sabías que a esto se le llama anisometropía?

Si te interesa conocer más sobre este tema, no te pierdas el nuevo post que hemos preparado para ti.

¿Qué es la anisometropía?

La anisometropía consiste en una condición visual en la que existe un defecto visual en cada ojo, o bien, el mismo defecto refractivo en ambos ojos pero con una graduación diferente en cada uno de ellos.

Las personas pueden presentar distintos tipos de anisometropía:

  • Cuando un ojo es emétrope, es decir, que no presenta ninguna dioptría pero el otro ojo es miope o hipermétrope (Anisometropía simple).
  • Cuando ambos ojos presentan el mismo problema pero la graduación entre uno y otro es muy diferente (Anisometropía compuesta).
  • Cuando cada ojo presenta un error refractivo diferente. Por ejemplo cuando un ojo tiene miopía y el otro hipermetropía. Otro caso sería un ojo con hipermetropía y el otro con astigmatismo (Anisometropía mixta).

 

¿Cuáles son las causas? 

La anisometropía puede ser congénita y aparecer desde muy pequeños o puede manifestarse en edades más adultas a causa de un traumatismo o cirugía de desprendimiento de retina.

Hay que tener en cuenta que cuando la diferencia entre la graduación de un ojo y del otro ojo es bastante considerable, la imagen que interpreta el cerebro también será heterogénea, por lo que puede derivar en otros problemas.

En el caso de los niños, si no se corrige temprano pueden originarse problemas comúnmente muy conocidos, como el “ojo vago” (ambliopía), lo que puede provocar a su vez estrabismo.

Otro de los problemas asociados a esta condición visual es la aniseiconía, que consiste en una alteración binocular causada por una diferencia en el tamaño de las imágenes recibidas.

Tratamiento de la anisometropía

Para poder valorar cuál es el mejor tratamiento para cada paciente es importante tener en cuenta una serie de aspectos, como son la graduación en cada ojo y la edad.

La mayoría de anisometropías se tratan mediante gafas o lentes de contacto con la graduación correcta.

Aquellos casos que presentan ojo vago se tratan mediante la combinación del uso de gafas con una graduación adecuada y un parche sobre el ojo sano con el objetivo de obligar al otro ojo a esforzarse, y por tanto, a desarrollarse. También existen otras opciones, como por ejemplo ejercicios de terapia visual y la dilatación del ojo normal con atropina.

Otro de los tratamientos recomendables para la anisometropía es la cirugía refractiva, puesto que se pueden eliminar las dioptrías de ambos ojos y puedes dejar de utilizar gafas de ver o lentes de contacto. El oftalmólogo especialista es la persona que indica qué tipo de técnica es la que mejor se adapta a cada caso.

Si tienes cualquier duda o quieres decir “adiós a tus gafas” no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

No hay Comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.